Buscar
  • Admin

¿SE PUEDE EXPEDIENTAR DISCIPLINARIAMENTE A UN AGENTE DE LAS FF.CC.S DESPUES DE UNA CONDENA PENAL?


La respuesta es afirmativa, existe la posibilidad de ser sancionado penal y  administrativamente, y asi se recoge en los distintos regímenes disciplinarios, y nada impide que un mismo hecho pueda recibir diferente tratamiento en los diferentes ámbitos, y por tanto que sea posible una doble sanción penal y disciplinaria.


Asi por ejemplo, el artículo 8y) de la Ley Orgánica 4/2010, de 20 de mayo, del Régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía, califica para un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía como falta grave:

ser condenado en virtud de Sentencia firme por un delito doloso o por una falta dolosa cuando la infracción penal esté relacionada con el servicio”.


Y el Artículo 68 a) de la Ley 10/1994, de 11 de julio, de la Policía de la Generalidad de Cataluña «Mossos d’Esquadra» dice:

Haber sido condenado por cualquier conducta o actuación constitutivas de delito doloso con pena privativa de libertad o por cualquier infracción penal de hurto o estafa”.


Otro ejemplo encontramos en el artículo 48. 1 de la Ley 16/1991, de 10 de julio, de las Policías Locales, que define como falta muy grave, “Cualquier conducta o actuación constitutiva de delito doloso”.


Pero ademas, tras la Reforma del Código Penal donde desaparecen las Faltas y unas pasan a ser infracciones administrativas o civiles, y otras pasan a regularse como Delitos Leves; si un agente de la autoridad, es condenado por Sentencia firme por un “Delito Leve”, incluso por un hecho acaecido en su ambito privado y fuera del ejercicio de su cargo sin relacion con el servicio, Régimen Disciplinario del CNP al tener el “Delito Leve” la denominación de “Delito”, no hace distinción entre uno y otro y lo encuadra dentro de la tipificación del artículo 8y) de la Ley de Régimen Disciplinario y lo califica como falta grave por “ser condenado en virtud de Sentencia firme por un delito doloso”.


Con posterioridad a la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, se publicó la Ley Orgánica 9/2015 de 28 de julio donde en su Disposición Final Segunda se modificaban y añadían algunos puntos de artículos 8 y 9 de la Ley de Régimen Disciplinario, pero sin embargo el artículo 9m), el que se refiere a “haber sido condenado por Sentencia firme a una falta dolosa” no fue modificado.


O sea, aprovechando este desliz del Legislador, se aplica la norma más perjudicial al funcionario, obviando el “in dubio pro reo”, que en caso de duda deberia aplicar la que más favorece al expedientado.


Dicho todo lo anterior, se deben cumplir determinadas condiciones como respetar el principio fundamental de non bis in ídem.


Segun el Tribunal Constitucional en sentencia de 30 enero 1981, es “un principio general del derecho que supone, entre otras manifestaciones que no recaiga una duplicidad de sanciones (administrativa y penal) en los casos en que se aprecie identidad de sujeto, hecho y fundamento sin existencia de una relación de supremacía especial de la Administración- relación del funcionario, servicio público, concesionario, etcétera- que justificase el ejercicio del ius puniendi por los Tribunales y a su vez de la potestad sancionadora de la Administración”.


¿Qué jurisdicción tiene preferencia?


En los casos, en los que sea posible una doble sanción, prevalece la jurisdicción penal, según lo dispuesto en el art. 10 LOPJ. Y la Administración no procedera a la continuación de un expediente disciplinario, sin que la vía penal finalice con la resolución judicial que corresponda. Aún habiéndose incoado un procedimiento disciplinario previo, la Administración suspendera la tramitación del mismo y procedera a su remisión al Juzgado, esperando la resolución final.


Las Administraciones a diferencia del procedimiento penal, tienen discrecionalidad en la aplicación de su potestad sancionadora, es decir no están obligadas a aplicar el régimen sancionador de manera inexcusable.



#expediente

0 vistas

© 2016 AEPREPOL

  • Twitter Social Icon